Borrelli: "Demostraron tener el ADN de River" En una entrevista con el Sitio Oficial, el entrenador de la División Reserva se refirió a los jugadores que subieron al plantel profesional.

  • Compartir

Por: Rubén Sagarzazu


La Reserva que dirige Juanjo Borrelli estuvo a la altura de las exigencias de Marcelo Gallardo y con categoría. A mediados del año pasado, cuando empezó la temporada, el Muñeco subió al plantel de Primera a varios jóvenes de esta división, quienes no sólo respondieron, sino que demostraron que pueden jugar en el primer equipo.

Primero fueron Girotti, Beltrán, Aguirre y Petroli, después les tocó debutar a Castro Ponce y Simón. Y mostraron el ADN futbolístico, sentido de pertenencia por el Club y sorprendieron al tener incorporados todos los conceptos que quiere Gallardo para sus equipos. Esto se debe a un gran trabajo que empieza en Infantiles, sigue en Juveniles y se termina de modelar en Reserva.

Borrelli cuenta cómo hicieron los chicos en tiempos complejos para adaptarse tan rápido a la Primera División, qué tienen que hacer para quedarse en el plantel profesional, cuál fue su rol y cómo es la relación especial que tiene con Gallardo.

¿Qué balance hacés al cumplir un año cómo técnico de la Reserva?
Al principio fue muy corto lo que tuvimos, fueron algunos partidos de Reserva y la Copa Libertadores Sub-20, donde logramos el subcampeonato. Después vino la pandemia, pero el balance es bueno y lindo porque muchos chicos fueron al primer equipo y Marcelo fue afianzando jugadores. La verdad es que cuando uno ve jugadores de inferiores en Primera se pone muy contento: es un proceso de todos los entrenadores, desde el que dirige la categoría más chica a la más grande. Todos los jugadores pasan por esas manos y es un gran mérito de todos. En Reserva son chicos más grandes, casi profesionales, pero uno como ama al Club, se crió ahí, lo vive con naturalidad y muchas ganas. Y sobre todo con pasión. Es el lugar en el que me toca estar hoy. Y todos los días trato de dar lo mejor de mí por el bien de River.

Lo sorprendente de esto es que Girotti, Beltrán, Aguirre y Petroli, que fueron los primeros en subir, estuvieron a la altura de las exigencias de Gallardo y lo que significa jugar en la Primera de River.
Lo bueno de la idea de Marcelo es que los chicos puedan afianzarse en Primera y no que suban y bajen. Lo bueno es que demostraron tener el ADN de River. Saben lo que es jugar acá y lo más importante es que vienen formados de abajo.

Santiago Simón y Tomás Castro se adaptaron con pocos partidos y entrenamientos en Reserva.
Estuvieron preparados y sufrieron lo menos posible el cambio de Reserva a Primera. Nosotros los motivamos y tuvimos paciencia para que se adapten al ritmo y las exigencias de jugar en Primera, porque es muy distinto al de Inferiores. Por suerte, Gallardo es un técnico que sabe cuál es el momento justo para ponerlos y los va llevando de a poco.

¿Qué diferencias notás cuando hacen fútbol o trabajos tácticos contra la Primera?
Son chicos que se entrenan y juegan contra el mejor equipo de Sudamérica, pero les sirve para que aprendan y vayan ganando experiencia. Yo siempre les digo que disfruten esas prácticas. Es incomparable, porque son contra el primer equipo y esos jugadores que son distintos. Son jovencitos que tienen la posibilidad de aprender con los mejores.

Por tu forma de ser, y todo lo que viviste en River, tenés una relación muy especial con los chicos. Además de ser el técnico, te ven como un amigo, compinche o referente y te piden consejos.
Eso me pone muy contento, que los chicos tengan confianza en mí y podamos dialogar de todos los temas, no solamente de fútbol. Yo creo que es fundamental estar cerca de los chicos y fijarse en la persona, además del jugador. Me gusta crear una empatía y saber qué problemas pueden llegar a tener y aconsejarlos. Desde los ocho años que estoy en el Club y conozco el mundo River. Sé cómo se maneja todo y puedo guiarlos de la mejor manera. Me gusta estar cerca de todos, jueguen o no. Y dejarles algo en lo futbolístico y humano. Creo que es la mejor manera de sacarles el fruto a los chicos. Cuando confían en uno y saben que sos leal, dejan el ciento por ciento dentro de la cancha.

Con Gallardo también tenés una relación de hace muchísimos años. ¿Qué cosas te pide?
Lo conozco hace un montón. Estoy orgulloso de estar cerca de él. En lo futbolístico me pide que juguemos igual que la Primera. Es un estilo que seduce a todo el fútbol: ofensivo, siempre buscando el arco rival y tratando en todo momento de hacer goles. Ser un equipo intenso, que presione en todo momento y que tenga un ataque directo.

¿Cómo lo definís?
Siempre lo digo: para mí, Marcelo es uno de los mejores técnicos del mundo. Lo demostró y seguirá demostrando, porque es un entrenador que se la pasa aprendiendo, trabajando, entrenando y analizando todo. Lo demostró en el último partido con Palmeiras.

¿Qué consejos les das a los chicos que llegan a Primera?
Que mantengan la humildad, que a veces por situaciones se puede llegar fácil y que lo difícil es mantenerse. Que tengan los pies sobre la tierra, paciencia y den el máximo, porque para mí están en el mejor club del mundo.

¿Cómo está el plantel de la Reserva?
Tenemos una división muy joven, con futbolistas con mucho futuro. El Club quiere que formemos jugadores y no importa el resultado. Queremos que tengan el ritmo y estilo de Primera para cuando los necesite el DT.